fbpx

Historia de los fijadores de pelo

Historia de los fijadores de pelo

Ya contamos la historia del sillón del barbero, del poste de barbero, de la navaja, de las barberías old school, pero nos olvidábamos de lo más importante. La historia de las pomadas, sin ellas no existirían los buenos peinados o los cambios de look o seríamos todos uno hippies.

Las primeras pomadas se llamaban ungüento, que viene de la palabra latina untuentum que significa “untar” y eran los potingues que utilizaban los curanderos para sanar heridas y que tenían como base grasa de animal, esencia de plantas y flores. Como las grasas  tenían un olor desagradable le agregaban las esencias para que tuvieran un aroma agradable.

El ungüento tiene una base semisólida y es por eso  quesuelen estar metidas en latas. No fue hasta el siglo XX que comenzaron a envasarlas en tubos flexibles. A la vez que comenzaron a envasarse en los tubos flexibles se inventaron las tapas con rosca y el tubo comprimible.

Estos tubos estaban fabricados a partir de plomo, cosa que fue cambiando debido a que se descubrieron las características perjudiciales que este material tenía para la salud.

Durante siglos los hombres usaron los más diversos productos para dar forma y fijación a su cabello. Además de grasas animales también usaban vaselinas, aceites de maíz o aceite de Macasar. No fue hasta la época de 1920 en la que se empezaron a crear las que a posterior serían las primeras pomadas para el cabello. Comenzaron a usar ingredientes como el agua, aceites minerales o cera de abeja para perfeccionar sus fijadores.

Por la misma época pero concretamente en Buenos Aires se inventa el primer fijador para el cabello, que no sería otro que la gomina. La gomina no tardaría nada en coger fama y empezar a dejar atrás el resto de productos como eran los aceites o los jabones.

En 1929 la empresa Chemico Works que se encontraba en Birmingham (Inglaterra) lanza un nuevo producto llamado Brylcreem. Este producto se cogía con los dedos y se podía aplicar mucho más facilmente que los demás. Debido a su gran éxito el Brylcreem se extendió rapidamente por toda Europa llegando a EE.UU.. A raíz de este producto diversas empresas comienzan a mejorarlo y se van creando diversas empresas que van fabricando pomadas de topo tipo y aromas.

En los siguientes años todos estos productos gozan de gran salud gracias a las barberías y a la moda de la época. Pero todos ellos tienen un gran revés llegados los sesenta. En esta década debido a diversos factores sociales como el movimiento Hippie o la irrupción de grupos como The Beatles que lucían sus características melenas los fijadores de pelo quedan relegados así como las  barberías.

Pero años más tarde el mundo vuelve a sus cabales. Productos como los de Suavecito, Reuzel, Uppercut, Rudo Pomade comienzan a aparecer en todos los países del mundo y las barberías resurgen con más fuerza que nunca.

Como siempre decimos esperamos que os guste esta pequeña lectura la cual retomaremos en un futuro para seguir profundizando un poco más en el mundo de la barbería.

AÑADE TU COMENTARIO

CLOSE
CLOSE